Reportaje: Cementerio y museo San Pedro en Medellín - Colombia


Cementerio articleAquel era el lugar de mis pesadillas, me parecía ya conocerlo, me parecía haber vivido allí momentos que no logro recordar muy bien.

Los grandes baldosines que forran las paredes representan la opulencia de sus dueños, además de sus representativos nombres y apellidos tallados en mármol.

Las redondas columnas de cemento que sostienen el techo de los corredores pintadas de blanco, hacían que volviera a mi mente una angustia inexplicable y el presentimiento de haber estado allí mucho antes.

Los jardines algunos con tunas y otros con coloridas flores, están bien distribuidos entre los mármoles, las rejas y el cemento; embelleciendo y dando vida entre tanta cosa muerta.

Los mayores accionistas están mejor situados, sus nombres son más representativos e inspiran más respeto, están alejados de los demás casi como si estuvieran en un altar, están dentro de la multitud pero no revueltos con ella.


Por otro lado se encuentran personajes muy famosos o que 
por lo menos en algún momento lo fueron, poetas, escritores, pintores, cantantes, arquitectos, familiares de reyes del mundo y extranjeros.

Todo está dividido, para los rechazados por "la alta sociedad" también hay lugar, las prostitutas, los homosexuales, los ladrones, los masones o practicantes de otra religión que no fuera la católica estan separados de los demás, pues no merecen estar al lado de familias ilustres como la Barrientos, quienes tuvieron grandes propiedades entre ellas una casa que ahora es monumento nacional, inspirada en los Campos Elipcios de París.

Una familia de solterones, pues Isabel, Emilia, Miguel, Juan y Federico no se casaron, hasta el momento Alejandro Barrientos y Maria Uribe no han encontrado parejas que estén a la altura de sus hijos.

En el lugar estaba Víctor, un hombre con cabellos claros, unos mechones más que otros, un corte moderno, ojos azulosos, barba corta, vestido de una manera informal y con un acento muy paisa, estaba rodeado de estudiantes universitarios que pedían con la mirada saber más.

Todos estaban atónitos con las historias de los personajes que allí se encontraban, como la de Pedro Estrada un hombre aficionado a la astrología, las artes cinematográficas y la cultura egipcia. En uno de sus viajes a Egipto trajo consigo planos, diseños, muebles y arena rosada del desierto del Sahara junto con otros artículos de gran valor y que consiguió como reliquias a cambio de tres tiquetes en barco.
Al llegar a la ciudad contrató un arquitecto para construir un palacio egipcio con los planos que había traído, hoy en día la casa denominada como la más extravagante del barrio Prado Centro.

Con un observatorio astronómico, grandes columnas y jeroglíficos que hablan de estudio y trabajo, el Centro de la ciudad de Medellín cuenta con un verdadero palacio que hoy está abandonado por que don Pedro, su esposa y sus hijas se encuentran en el Cementerio San Pedro.
A pesar de que el señor Estrada era "sol de oriente" (el mayor grado en la masonería), su propiedad es una de las más bonitas y está al lado de un ex- presidente pues luego de un tiempo San Pedro pasó a ser un lugar privado y podía comprar allí quien quisiera.

Cementerio article 2

En las grandes universidades del mundo, personas que estudian la economía mundial analizan el fenómeno de Medellín y encontraron que las familias que no tenían riqueza económica lograron hacer capital a raíz del oro, la agricultura y los textiles.

Esto se hace evidente al recorrer el Cementerio San Pedro donde se como las familias más adineradas cumplían sus deseos o caprichos fácilmente aunque costaran una fortuna. 

La capilla da cuenta de lo anterior, con grandes vitrales y oleos con un notable color rojo que tienen un alto valor económico, una puerta vaciada en bronce y un órgano Walquer que en su época tardaba en llegar a la ciudad casi doce meses.

Son muchos los que han dejado sus mansiones de la ciudad en manos del gobierno, son muchos los que se han quedado aquí a perpetuidad, nosotros tenemos la oportunidad de ir y venir, mis pesadillas de terminar, pero en las últimas tres horas seis nuevos socios entran en sus limusinas para no sa lir más.

 

Datos de ubicación del cementerio:
Dirección: Carrera 51 Nº 68 - 68 Centro de la ciudad
Teléfono: 516 7650
Medellín - Antioquia - Colombia

 

Autor: Isabel Cristina Henao E.

 

Qué opinas de este artículo?

 

 

top